Publicado por & archivado en Decoración, Escuela Madrileña de Decoración, Formación, Interiorismo.

El interiorismo y la decoración están cada vez más ligados entre sí, por lo que otra de las dudas que mucha gente nos plantea es ¿cuál es la diferencia entre la labor de un decorador y la de un interiorista? 

 

Hay muchos decoradores que hacen interiorismo y muchos interioristas que hacen decoración y, aunque son dos profesiones con puntos en común, son también muy diferentes.Además, el interiorismo es una profesión relativamente nueva: tradicionalmente, la frontera entre arquitectos, artesanos, tapiceros e interioristas ha sido muy difusa, surgiendo relaciones, colaboraciones y/o solapamientos profesionales que han dificultado la delimitación del papel de cada uno.

 

Partiendo de este contexto, podemos decir que el decorador estudia el amueblamiento, la luz, los tejidos, colores y materiales con los que cuenta un espacio. Su función es vestir ese espacio, reorganizarlo, hacerlo más correcto y armonioso, centrándose en la parte puramente estética sin abordar cambios estructurales.
 
Sin embargo, el interiorista tiene una función más profunda, ya que puede cambiar la distribución tirando paredes, tocando instalaciones, eligiendo nuevos materiales, etc. En definitiva, no estudia el espacio que tiene, porque el espacio lo tiene que crear él mismo.
 
Resumiendo, mientras el interiorismo es un punto intermedio entre la arquitectura y la decoración, ésta se centra únicamente en el aspecto estético y los conocimientos de cómo amueblar un espacio.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.