Las alfombras, un estilo para cada ambiente

Las alfombras son ese elemento casi mágico capaz de transformar un espacio sin alma en la estancia más confortable y cálida que hayas visto.

Ya sea en el salón, en la habitación, o incluso en el baño de tu casa, siempre habrá un rincón que reciba con agrado ser decorado con una alfombra, motivo por el que se ha convertido en todo un must have. ¿Te apuntas?

Has de saber que estamos ante una solución sencilla y llena de estilo, que incluso nos puede ayudar a delimitar espacios dentro de una misma estancia. Piensa por ejemplo en el área del comedor con la zona de estar, o incluso el área de descanso con la del rincón de lectura.

Al margen de que nos encanten por su capacidad de aportar calidez o confort al hogar, representan también una muy buena solución para amortiguar el ruido y aislar térmicamente los espacios.

Imagina un determinado lugar en tu hogar vestido con una alfombra kilim. Ahora cámbiala por una versión más simple de rafia, ¿visualizas el cambio? Prueba ahora a reemplazar una alfombra bereber por una de estilo Aubusson, ¿qué te parece? Simplemente con hacer ese pequeño ajuste comprobarás que has cambiado completamente la decoración de tu espacio.

Resulta muy sencillo pasar de lo tradicional a lo moderno, de lo más étnico a lo escandinavo, o insulso a un estilo mucho más audaz.

Verás que hay tantos tipos y formatos de alfombras como de muebles, iluminación o estilos decorativos, lo que significa que tenemos a nuestra disposición una variedad casi infinita de opciones para decorar cada espacio. No estamos limitados a las tradicionales alfombras persas o a los clásicos estilos europeos; las opciones son tantas que es hora de encontrar la tuya.

Te encontrarás con alfombras de pelo bajo, alto, de tejido natural, con patrones o estampados más tradicionales, o modernos, incluso de papel. ¿Tienes dudas a la hora de escoger la que más se adecúa a cada zona? No te preocupes y sigue leyendo, te traemos la opción perfecta para cada lugar.

Pero recuerda: antes de decidirte por un estilo determinado, piensa qué tipo de ambiente quieres crear en tu hogar, si encaja con el resto de las texturas y con los distintos tonos de los muebles y objetos existentes.

El salón

Para encontrar la alfombra ideal para este espacio debes tener en cuenta que, además de agregar textura y color, debe unificar el diseño y ayudar a definir las diferentes áreas de tu salón.

Encontrar ese equilibrio hará que el estilo cambie por completo. Nuestro punto de partida a la hora de elegir una alfombra para el salón será el color.

Por ejemplo, si escoges una alfombra lisa en un tono similar al de tu mobiliario, paredes y el resto de los elementos decorativos de tu salón lograrás una sensación de continuidad. Fíjate en estos salones.

Sin embargo, si escoges una alfombra multicolor o con un color que contraste, da igual incluso si es un estampado, harás que esta se lleve todo el protagonismo y habrás conseguido crear un punto focal en tu espacio. ¿Te atreves con estas opciones?

TIP: Si tus muebles y paredes son de colores neutros, atrévete a introducir una alfombra estampada, le dará mucha vida a tu salón.

El otro gran aspecto a tener en cuenta para escoger la alfombra, además del tamaño, será el material del que está hecha.

Teniendo en cuenta la utilidad que se le dé a un determinado salón, lo ideal sería una alfombra fuerte y duradera. En este caso, las alfombras de fibras naturales, como el sisal o el yute, serán el mejor aliado, por la resistencia de estos materiales.

TIP: Si lo tuyo no son las alfombras naturales, una de pelo corto puede ser otra buena opción. Además, tienen la ventaja de que son mucho más fáciles de limpiar que las de pelo largo.

El comedor

El motivo por el que te tienes que plantear poner una alfombra en el comedor va más allá de proteger el suelo, agregar una textura suave bajo los pies o delimitar zonas. Necesitas una alfombra para complementar el estilo de tus muebles y agregar ese plus a la decoración del comedor. Por lo general estas deberían seguir la misma forma de la mesa.

Para escoger la ideal para este espacio has de tener en cuenta algunos aspectos fundamentales:

  • Ha de ser lo suficientemente grande como para permitirte colocar la mesa de comedor y las sillas sobre ella. Fíjate que cuando vayamos a levantarnos de la mesa, la silla todavía tenga las patas traseras sobre ella.
  • La alfombra no puede llegar a tocar las patas delanteras de un aparador, una vitrina o cualquier otro mueble que no sea la mesa y las sillas que tengas.

 

  • Las alfombras de pelo corto no sólo facilitarán el deslizamiento de las sillas, sino que también tienden a ser más resistentes y fáciles de limpiar.

TIP: Si tus muebles son más tradicionales o incluso rústicos, atrévete con una alfombra étnica. Si es a rayas incluso harás que tu comedor parezca más ancho o largo.

El pasillo

Los pasillos son esos grandes olvidados y en muchas ocasiones tendemos a creer que estamos limitados a la hora de decorarlos. A pesar de que a menudo estos espacios son pequeños, carecen de luz natural e incluso muchos son realmente estrechos, esto no es sinónimo de no poder hacer nada para realzarlos.

Introduce una alfombra de pasillo y habrás encontrado la mejor manera de potenciar este espacio y dar una cálida bienvenida a tus invitados.

Ahora que lo tienes claro, te dejamos un pequeño truco para acertar a la primera con el tamaño de tu alfombra. Mide el ancho y la longitud de tu pasillo, la alfombra perfecta tiene que dejarnos al menos 10 cm de suelo visible entre los bordes de esta y las paredes.

La parte más importante a tener en cuenta será el material de estas. Elige con cautela o no te durará mucho tiempo. Piensa que no deja de ser el textil que más expuesto está.

Si quieres saber cuál es nuestra opción ideal, te diríamos que una de lana. A pesar de no ser la solución más económica a priori, verás a la larga que ha merecido la pena invertir en ella, ya que es una fibra muy duradera, cálida, suave y fácil de limpiar.

El dormitorio

Por supuesto que añadir una alfombra a tu dormitorio puede marcar la diferencia. Verás que agrega confort, elegancia, personalidad o incluso estacionalidad. Es la excusa perfecta para dar un aire distinto a esta estancia en función de la época del año en la que te encuentres.

Claro está que es una de las estancias más importantes de un hogar, donde pasamos la mayoría de nuestras horas, tanto para descansar y relajarnos como para dormir, por lo que debemos ponerle especial atención.

Este espacio nos pide alfombras de colores neutros, beige, un color arena o gris, pero siempre puedes añadir algo de carácter y atreverte con una alfombra étnica estampada.

Los motivos geométricos y colores de las alfombras kilim también son una excelente opción para vestir el suelo de tu dormitorio.

Sin embargo, creemos que la opción más top, es una de lana 100%, como las preciosas alfombras Beni Ouarain marroquíes. Además de cálidas, son extremadamente duraderas, a la vez que fáciles de limpiar y mantener.

¿Sabías que el error más común a la hora de elegir una alfombra es equivocarse con el tamaño y que acabe siendo pequeña?  Mejor pecar por un tamaño grande que por uno pequeño.

TIP: Te has enamorado de una alfombra, pero resulta ser pequeña. No desesperes, utilízala sobre una alfombra grande, habrás creado textura en tu espacio gracias a las capas y eso es algo muy muy top.

Quizás piensas que las alfombras en un dormitorio estén debajo de la cama o a un lado de esta. Sin embargo, esta no es la única opción. Si tu habitación es lo suficientemente grande como para tener áreas diferenciadas, como un pequeño rincón de lectura o incluso un escritorio, atrévete a combinar varias alfombras para definir estas áreas.

El baño

¿Alfombra, en el baño? Sí, has escuchado bien, venimos a proponerte ir más allá, traspasar el mero lado práctico y subir el nivel decorativo de tu baño.

Pocos son conscientes de la importancia que tiene el elegir una alfombra de baño. Esta debe ser antideslizante y garantizar que no te caigas al salir de la ducha, pero eso no significa aburrido. Pon color, y sobre todo, calor.

TIP: Quédate con una alfombra que tenga un tejido lavable, de algodón, acrílicas, incluso las que en teoría están pensadas para el exterior valdrán y aguantarán mucho mejor la humedad.

Fíjate en estas propuestas que te traemos. Resultan muy funcionales a la par que aportarán un toque muy chic a tu baño.

Después de este pequeño recorrido por las alfombras que forman parte de cada estancia de nuestro hogar, verás que hay una perfecta para cada persona, estilo y espacio.

Las alfombras son todo un must, ya que resultan un complemento rico y agradecido a la hora de completar la decoración de un espacio.

Si te gusta la decoración y el interiorismo y crees que tu pasión puede acabar por convertirse en una profesión, te animamos a descubrir nuestro Máster en Diseño de Interiores. Te acompañaremos para que adquieras los conocimientos que te permitirán realizar proyectos de interiorismo de talla profesional.

Por cierto… ¿Sabías que la alfombra también pueden ser un buen protagonista en tu pared?

momento

¿Quieres convertirte en
un experto en decoración?

INFORMACIÓN SOBRE PRIVACIDAD
Responsable del fichero: ESMADECO DECORACIÓN GS S.L. Finalidad: realizar una solicitud de información. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de Siteground. Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a baja@esmadeco.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en nuestra política de privacidad
Escuela Madrileña de Decoración